martes, 13 de marzo de 2012

EL SEÑALAMIENTO


El señalamiento del arbolado es una de las fases más importantes del aprovechamiento forestal. En él se decide que árboles se van a extraer de la masa. Las cortas se pueden efectuar con criterios no selectivos (es el caso de las calles de saca), en ese caso se efectúa un marcaje de la zona o con criterios selectivos donde el señalamiento árbol a árbol es fundamental.  Tradicionalmente se ha efectuado con dos chaspes o marcas con el hacha, uno a la altura del pecho y otro en la base del tocón con un martillo de marcaje con números intercambiables, con el fin de identificar el árbol tanto en cargadero como en el resto del tocón que queda en el monte. Actualmente, en muchos casos este tipo de marca se realiza con pintura en muchos casos. Santiago Vignote en su obra Tecnología de la Madera indica unos rendimientos de 0,5 ha/hora en el señalamiento.
Una de las iniciativas formativas más interesante para el aprendizaje del señalamiento es EL AULA DE SEÑALAMIENTO. Se trata de un área perfectamente delimitada, donde todos los árboles están numerados, medidos y georeferenciados. Son espacios útiles para la discusión sobre la corta o actuación selvícula a llevar a cabo, ideales para el señalamiento, la cubicación o la clasificación de productos, donde se pueden implementar multitud de herramientas vinculadas a la gestión forestal. El alumno ve in situ la situación de partida de la masa y toma sus propias decisiones. Actualmente están funcionando dos interesantes aulas de señalamiento en Soria y Burgos, puestas en marcha por Agresta y financiadas por la Junta de Castilla y León.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...